Película con Hércules


Hace un rato, estaba acostada pensando qué escribir. Sentía cosquillitas entre las piernas y la presencia de un duendecillo disoluto animando mis fantasías, así que me dieron ganas de contar algún relato con candela, de esos que hacen que la sangre suba de temperatura y los chones hagan charco. Yo no sé qué diablos harán otros para inspirarse, pero lo que es yo, para que las musas conquisten mis corrompidas neuronas, tengo que seducir mis más bajos instintos. Ponerme zorrita. Así que abrí una botella de tinto, me serví una copa, la bebí a sorbos lentos, saqué a Hércules del tercer cajón a la derecha, me quité la ropa, prendí la tele y puse en mi DVD la película que tenía más a la mano. Se llamaba “El amigo caliente de mi hermana”.

Para no hacérselas larga (la historia, claro), es de esas películas que no se tratan de nada más que de darte el pretexto para consentir tus genitales. Empieza con una escena en donde está una niña muy guapa, acostada en un sofá y viendo la tele sola. De pronto entra un cabrón con una máscara de halloween y la chavita pega un brinco del susto. El barbaján se quita la máscara y resulta que es un amigo de la carnala de la güerita. Él se acuesta en el sillón dónde la rubia veía la tele y, mientras conversan, empieza a fajársela, así nomás, sin pedir siquiera permiso, como si sus piernas estuvieran de oferta y dando pruebas gratis. Le sobaba por aquí y por allá, mientras ella se dejaba consentir con una sonrisota de oreja a oreja (como en toda buena película porno). Supuestamente, desde luego, el bribón a quien se tiraba era a la hermana, pero como vio muy solita a la que veía la tele, pues no la dejó pa’ comadre.

A los pocos segundos, y sin que la nena opusiera la menor resistencia, las caricias se volvieron besos y las manos que se agasajaban en sus muslos terminaron quitándole los chones. En un santiamén el suertudo tiene en sus labios las jóvenes pero bien vulcanizadas tetas de la actriz. Él se las come con tanto entusiasmo, que parece decidido a volver a criarse en ellas. Unos minutos después la morrita se arrodilla y, como si buscara el fondo de sus anginas, engulle el enorme miembro del actor (quien, por cierto, la tiene muy bonita). Entre toma y toma la chavita ve a la cámara con mirada traviesa y ojitos llorosos, como retando a quien esté viéndola comerse tremendo pito. Da lengüetazos en los testículos, se lo mordizquea como si fuera un elotito tierno y luego vuelve a metérselo completo a los labios. La cámara se mantiene fija por un rato en el movimiento frenético del pescuezo de la muchacha, que clava sus uñas en los glúteos del complacido galán. De rodillas, a ella se le ve un cuerpazo; puras curvas bien trazadas, nalgas jóvenes y redonditas, ni un gramo de grasa en el abdomen y sus pechos dando brincos.

De pronto se corta la escena. En la siguiente, ella tiene sus rodillas en el asiento y los brazos en el respaldo del sillón. Pone cara de dolor, pero de ese dolor que se disfruta. Está recibiendo las acometidas acompasadas del muchacho, que se clava en su vagina mientras él le mira el culo. Él, con una mano la toma del hombro y con la otra le estruja la chichi derecha. Ella sigue rebotando con sus nalgas, en los muslos del respetable caballero. La cara es de sufrimiento, pero los gemidos son de placer. Al muchacho nomás se le ve entrar y salir del cuerpo de la morrita, hasta que de pronto se la saca y salpica sobre la espalda y glúteos de la princesa una nutrida cantidad de leche espesa. Ella se limpia con sus dedos y se los lleva a los labios sonriendo.

Obviamente para ese momento yo ya estaba completamente inspirada. Aun no encendía mi juguetito, pero mis dedos habían estado retozando con las imágenes que veía en la tele. Acaricié mis muslos, abdomen, senos, cuello. Busqué que cada parte de mi cuerpo experimentarla el apetito que poco a poco dejé crecer, hasta que la eyaculación en la película me obligó a tomar a Hércules, (Un dildo precioso que, sin lugar a dudas, ha sido el hombre más fiel y complaciente que he conocido en mi vida) y acercarlo a lugar donde me creció el deseo. Estaba tan lista que al primer contacto, Hércules me obligó a dar un grito de esos que nomás en la montaña rusa.

Cuando me levanté, ya varias historias cachondas habían venido a mi memoria, pero me habría parecido un egoísmo imperdonable no comenzar por contar justamente ésta. Neta que con estas películas, hasta crítica de cine me vuelvo. Eso sí, antes de comenzar a escribir, fui a lavarme las manos. Me choca dejar pegajosa mi compu.
.
Crónicas robadas donadas.

18 comentarios:

  1. hola chica, me gustaría hacerte una pregunta que desde hace tiempo me viene dando vueltas a la cabeza... ¿Que sucede cuando ustedes entran a la habitación del hotel, apartamento o lo que sea ¿Realmente se convierte esa persona que tienes frente a ti en algo mas que una persona que normalmente vemos en la calle y saludamos? ¿Quienes somos cuando nos quitamos la ropa y estamos frente a ustedes totalmente desnudos?

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. se me hace estupida la pregunta de arriba jejeje,

    y me dio risa lo último que escribiste haha

    saludos mija!

    ResponderEliminar
  3. Ps sin duda apoyo lo que comenda Drunkboy..jaja

    Bueno.....chida la historia Lulu.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  4. ¡Caray!
    Que envidía quien fuera el famoso Hércules, ni hablar, y yo !con mi chapulín colorado¡; Me gustaria compartir un momento como el que pasaste con el multicitado héroe.

    Dios guarde la hora, besos de mi parte para tu parte.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta cuando leó a Lulú, pero cuando los relatos que aquí se presentan tienen más de Fernanda, entonces sineto una terrible frustración por no leer a Lulú.
    Renán Negro

    ResponderEliminar
  6. O sea mi estimada Lulú, que me hyas censurado el comentario que anterior a este realize. Okas.
    Renán Negro

    ResponderEliminar
  7. AHHH!!

    YO QUIERO UN HERCULES!!

    SOLO DE IMAGINAR LOS PLACERES DE ESE JUGUETE ME HUMEDESCO.

    ESAS COSQUILLITAS EN LA PARTE INTIMA ME ENCANTAN...

    GRACIAS POR COMPARTIR TU HISTORIA Y ESPERAMOS MÁS.

    ResponderEliminar
  8. Coincido con drunkboy y con Renán Negro!!!

    Saludos y espero que todo vaya etselente en la escuelita!!!

    ResponderEliminar
  9. hola Lulu, la neta me late mucho leer tus relatos, este si que me puso en tono, como me da envidia el mendigo hercules.

    me dio gracia tu ultimo comentario, se ve que te la pasaste muy bien, mientras te inspirabas.

    p.d. un beso y un habrazo de mi parte cuidate mucho

    ResponderEliminar
  10. Hola, mi pasión Petite...

    Sólo una preguntita: ¿eres tú la de la foto del youtube que hace link desde el blog de la SúperFer?...
    y, entiendo que es un chiste local, pero ¿nos lo contarías?

    Besitos herculeros...

    Scaramouche

    P.D. Me encantó el relato... mmm, yo casi nunca veo porno, pero, creo que es la primera vez que se me antoja verlo contigo.. je je, libidinoso que es uno, pues...

    P.D. No entendí, Sr. Gobernador, qué habrá dicho usté para ser censurado por tan hermosa damisela.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡¡Felicidades por el cambio!!! renovación con el mismo sabor ¡¡mmmmmm!! y el twitter!! y esa foto en Blanco y negro ¡¡de lujo!!
    Oficialmente: en verdad creo que eres una mujer maravillosa, una gran persona y una muy buena escort!

    Te mando un beso apenas rosadito en la frente...

    Scaramouche

    ResponderEliminar
  12. Estimada y nunca bien ponderada Lourdes, perdone mi arrebato. ¡Pero se tardó en aceptar mi comentario, más de 24 horas, por eso pense que se había Ud. erigido en algo así como la Santa inquisidora de los blogs?
    Oiga y que paso con el regalito para los que mandamos nuestro relato, lo sigo esperando.
    Finalmente debo felicitarla a Ud. La fotografía en b y n es casi una belleza, para que lo sea le hace falta que se vea el rostro de la modelo.
    Suerte.
    Renán Negro.

    ResponderEliminar
  13. Checa la configuración de tus mensajes, la letra es blanca pero el fondo también. Creo que si quieres dejar insertados los comentarios en el blog tendrás que entrar y cambiar el codigo de la plantilla para que el color de las letras sea negro. Es fácil, pero está de hueva. Te tardas al menos unas dos horas en lo que le agarras la onda al desmadre ese, lo bueno es que eres lista.

    A mi me ha dado flojera ver porqué rayos está mal la fecha en mi blog.

    Lulú mil besos tapatíos, me caes rebien, aunque no te creo nada eso del hérucles. A mí me pasa lo mismo con los tamaños jumbo y varias veces me han hecho llorar con sus cosotas. Mejor chiquitas, se siente más rico.

    ResponderEliminar
  14. Lulú añadí un enlace a tu blog en el mio. Si te molesta o algo hazmelo saber. Cuidate. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Yo quiero un Hérculesss, a ver si en mi cumple alguien me lo da!

    ResponderEliminar
  16. Lulú por ahí rumoran que si al tal Hércules le quitas la mata se le van las fuerzas. Ojo con esos héroes de bolsillo ¿eh?.

    ResponderEliminar
  17. Ay ese hércules, quitale la mata y se le van las fuerzas. Ojo con esos héroes de bolsillo ¿eh?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...