Comida con el hada...

Aceptar una invitación de un hada madrina es saber que te van a consentir.

Ese es el secreto de su éxito: Siempre es amable con todo mundo. Siempre ligera y sonriendo, como si la vida fuera una fiesta. A sus clientes los trata como dioses, los mima, les hace caso, les da lo que piden y, sobre todo, los escucha. En muchas ocasiones, un hombre que paga por sexo lo que nosotras cobramos, lo que en realidad quiere es ser escuchado. Que alguien se ocupe de él, de consentirlo. Ella es así, te hace sentir que eres la persona que más le importa en el mundo.

Por eso tiene unos contactos formidables y siempre paga pronto y de contado. Me parece una buena persona.

A las chicas las trata maravillosamente y no es encajosa con la parte que les pide de cada servicio. Te cuida, te atiende, se preocupa porque te sientas a gusto trabajando y no lo sufras ni te compres la idea de que eres víctima de nada. Trabajando con ella no sientes que te están explotando, ganas bien y aprendes muchas cosas. Te trata como si fuera, no sé, tu prima mayor desmadrosa.

Es muy selectiva y busca para su agencia a pura chavita que al menos pase por tener un buen código postal y se le antoje a su distinguida clientela. Eso sí, siempre te está echando porras y subiendo el ánimo. Alguien que siempre te dice cosas lindas te agarra con la guardia abajo, sencillamente no le puedes decir que no a la presidenta de tu club de fans (ahí tienen a Selena).

El caso es que nos reunimos para comer. Cuarenta minutos poniéndonos al tanto de muchas cosas. La vida, la agencia, su familia, las chicas, quienes siguen, quienes se han retirado, repasamos la vida y obra de las pícaras meretrices que en aquellos tiempos fueron mis compañeritas de sentones y hermanas de leche. Yo no conté mucho, la neta es que, no sé porqué, pero ni siquiera el hadita ni siquiera sabe que yo soy Lulú Petite.

Los últimos quince minutos de la comida los aprovecho para contarme de Saúl.

Saúl fue un cliente mío. Extranjero, altísimo, barbón y muy pesudo. Yo era una de sus favoritas, nos citaba a varias en su departamento y nos ponía unas cogidas que salíamos como si nos hubiera atropellado un semental. No sé si tomaba algo, pero tenía la potencia de un ferrocarril. Además era a toda madre y desprendidísimo. Si lo agarrábamos de humor, nos decía a todas que nos subiéramos a su troca, nos llevaba a algún centro comercial y disparaba lo que quisiéramos. Siempre nos alegraba cuando lo agarrábamos con calenturas y nos citaba en su cantón. Un día nos avisó que regresaría a su país y, ojitos que lo vieron ir.

Pues resulta que Saúl ya regresó y le preguntó al hada por mí.

-¿Qué te parece mi'ja? ¿Te animas?- Me dijo como poniendo cara de que si decía que no, se me hacía calabaza el carruaje antes de que acabara de pronunciar la palabra. Además, no iba a hacerme la de la boca chiquita.
-Ja, ja, ja- Reí nerviosa -No lo sé, si te vuelve a preguntar llámame, si estoy de ánimo te contesto.

No me late repartir a agencia alguna, parte de la lana que gano. Pero aunque no quedé en nada, supongo que si de verdad me llaman para ir a poncharme a Saúl, por supuesto que voy.

Un beso.

13 comentarios:

  1. No manches Lulu mejor sigue trabajando por tu cuenta, te lo digo por experiencia.besitos.

    ResponderEliminar
  2. Deberas que si eres Puta, que importa si es un Policia mal encarado, un jodido que ahorro, un boxeador o ve tu a saber que mas, ahora el extranjero despues el de la rifa, no mames // si que eres una Puta natural.

    Juan

    ResponderEliminar
  3. Las cosas pasan x algo y si Saulin te kiere, ps haber q pasa ^^

    ResponderEliminar
  4. Bienaventurada: Tienes trabajo y te gusta lo que haces.
    ¡Suerte en la faena!

    ResponderEliminar
  5. Hola Lulú, ojala y sea como antes y como dicessi estas de humor, por que no??!!!! a una buena cojida a veses por el solo gusto, cuidate!!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues sea cual sea tu desicion te deseo la mejor de las suertes y espero conocerte pronto para que recuerdes a tu prima, lo digo por una de tus antiguas entradas en tu blog

    ResponderEliminar
  7. ¿Y no será que el hada quiere que regreses a las andadas en su agencia y agarro a ese cliente que sabe que no te ibas a negar?

    See drop

    ResponderEliminar
  8. Tu ya ni la haces, estas rifándote, con 10,000 participantes, por supuesto que están jodidos, por eso entraron a la rifa, y tu hablando de un cabrón extranjero que hasta ropa te compra. Y aparte que es un animal para coger // pinche trauma para los participantes.

    El Chilango

    ResponderEliminar
  9. Pués hasta yo me iba a ponchar a ese Saúl! saludos Lulú

    sexgrape.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Hola chiquita.

    pues lana es la lana y el gusto puesss

    hay que darle

    ResponderEliminar
  11. Te lo dije, si tu hada te buscó, solo es para que prestes las nalguitas, pero si lo vas a hacer que sea como una excelente ahuiani, cobra una buena lana.
    Renán Negro

    ResponderEliminar
  12. Saludos pequeña Lulu, ya casi llegas a 10,000 suspirantes por ti en Twister, me es tan extraño a veces, la forma de pensar de algunos
    Que se dan golpes de pecho para escribirte y vienen hasta tu blog para atacarte, que llegó a la conclusión de que es envidia, si vas con Saúl y lo disfrutas, disfrútalo y como dice Indra hasta ella se lo ponchaba. Cuidate

    ResponderEliminar
  13. Uyuyuyyy, deja tú lo semental, es que "te llevo de compras" es frase mágica! Mmm y supongo que el hada va a ganar una buena $$$ por llevarte con el Saúl, Suerte!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...